Préstamos para pagar deudas

Cuando una persona / empresa busca financiación lo hace en ocasiones para con este nuevo préstamo cancelar deudas. Y es que los préstamos para pagar deudas existen en España y se pueden tramitar de muchas maneras, no obstante, desde avanza nos gustaría explicarte las varias formas que tienes para poder hacerlo y como deberías de plantear la operación antes de hacer nada.

Lo primero que tiene que hacer el cliente cuando busca tramitar un crédito para cancelar deudas es tener muy clara su situación financiera. De nada sirve llamar a una financiera y explicarle que es lo que queremos si luego resulta que ni siquiera somos capaces de decirle la deuda que tenemos y deseamos cancelar.

Hay varios tipos de deudas. Las deudas financieras y las deudas no financieras. Aquí el cliente siempre pide asesoramiento sobre qué tipo de deudas es mejor cancelar antes y nuestra respuesta siempre es la misma, depende.

¿Porque depende?

Depende porque habría que analizar en qué situación se encuentra cada deuda para determinar cuál de ellas es la más prioritaria. En líneas generales normalmente la deuda financiera, es decir, la proveniente de otros préstamos es la primera deuda que recomendaríamos cancelar siempre y cuando este en situación de mora, es decir sea un préstamo que ha resultado impagado con lo que nos pueden meter en cualquiera de los registros de morosidad existentes (asnef, rai, equifax..) o bien que por coste interese hacerlo.

Por ejemplo, si la persona que pide asesoramiento financiero gran parte de las deudas financieras que tiene están en forma de tarjetas de crédito, micropréstamos… los cuales aun siendo dinero fácil los costes son superiores a la media de los préstamos entonces una de nuestras prioridades sería la de cancelar estas deudas.

Desde avanza siempre recomendamos actuar sobre la deuda que más nos “moleste”, en primer lugar si estamos en asnef seria eliminar la deuda cuyo resultado ha sido luego el asnef, la razón, para poder salir de esta lista pues nos puede perjudicar en el futuro.

A partir de aquí es conveniente hacer una correcta planificación financiera para decidir que deudas son las siguientes que nos interesan cancelar.

Por orden de cancelación en avanza haríamos lo siguiente:

❶ Deudas con hacienda y seguridad social

❷ Deudas cuyo resultado final haya sido la inclusión en el asnef o alguno de estos registros.

❸ Deudas avaladas.

❹ Préstamos con costes elevados.

❺ Deudas empresariales o profesionales.

❻ Deudas familiares, entre amigos…

Ahora bien, dicho esto,

¿Qué tipo de préstamos para pagar deudas existen en el mercado?

Dentro del mercado financiero actual tienes que saber que hay multitud de productos financieros destinados exclusivamente a cancelar deudas. Esto es así porque con la crisis habida en nuestro país tanto bancos como sobretodo entidades financieras alternativas han descubierto la necesidad de tener uno de estos servicios en cartera por la demanda que pueden haber,  que en situaciones de crisis económica es mucha.

Quizás hoy por hoy el préstamo más utilizado para este tipo de situaciones es el de la agrupación de préstamos o reunificación de deudas.. Sobre este préstamo ya hemos hablado en ocasiones desde nuestra empresa, de hecho es uno de los préstamos que comercializamos.(agrupación)

La característica principal de este préstamo de dinero es que se suele utilizar para cancelar otros préstamos o deudas que pudiera tener el cliente con el nuevo préstamo dejando al mismo en una situación financiera más optima. Cuando se trata de otros préstamos lo que el cliente desea se le llama “Agrupación de préstamos” y cuando son deudas no financieras de todo tipo como puede ser con la seguridad social, hacienda, proveedores empresa entonces “reunificación de deudas”.

Ambas se tramitan de manera similar, lo único que cambia es el tipo de deudas que se pretende cancelar. (una es deuda financiera y la otra no)

La agrupación de préstamos suele ser útil cuando el cliente que la solicita tiene préstamos con un elevado coste como pueden ser préstamos personales, tarjetas de crédito…nunca una hipoteca. El cliente que solicita una agrupación teniendo una hipoteca la cual quiere cancelar no sabe bien lo que esta solicitando ya que la hipoteca nunca tiene sentido incluirla dentro de la agrupación pues por coste es el préstamo más barato existente en la actualidad.

Otro de los errores habituales de los clientes es que en ocasiones intentan plantear una agrupación a través de un préstamo personal. Actualmente ninguna entidad financiera tramita estas operaciones si el cliente no avala con alguna propiedad, pues la gestión y trabajo que lleva asociado este préstamo es excesivo para luego tener que tramitarlo como si de un préstamo personal se tratara.

En los préstamos personales no se puede realizar el estudio de la operación como si se fueran  a cancelar los otros préstamos sino que se hace el análisis como un aumento del endeudamiento a diferencia del préstamo “Agrupación” el cual, si contempla la eliminación de los otros créditos rápidos.

Otro préstamo del que podemos hablar es el “préstamo para cancelar deudas“. No todas las financieras y empresas dedicada al sector financiero cuentan entre sus productos uno de este tipo. Se asemeja en algunas cosas al de agrupación con la diferencia de que normalmente el cliente lo solicita cuando busca cancelar alguna deuda en concreto. No desea la agrupación o reunificación de muchas deudas sino de una en concreto. Aquí también se exige aval por el mismo motivo y de hecho esta operación se suele plantear cuando el cliente también esta  incluido en el registro de morosidad.

Otra de las posibilidades con las que cuenta el cliente para poder pagar sus deudas es la de intentar una ampliación de hipoteca. Esta opción aun siendo bancaria (la tramitan bancos) es una posibilidad siempre y cuando el cliente sepa gestionarlo bien. A los bancos no les suele gustar cancelar las deudas de otras entidades financieras, ahora bien, si sabemos “vendernos como clientes” esto puede ser una buena solución.

Esta operación también es un posibilidad cuando el cliente busca agrupar y consiste básicamente en que la entidad financieras nos amplié el préstamo hipotecario que tenemos para con ese dinero cancelar otros préstamos. Hay que tener en cuenta que si cancelamos otros préstamos con la hipoteca (microprestamos, préstamos personales…) lo que estamos haciendo es mejorar nuestro nivel de solvencia ya que no es lo mismo la cuota que toca pagar en caso de una tarjeta de crédito que la de una hipoteca, por tanto, al banco también le puede interesar que nuestra solvencia mejore teniendo en cuenta que somos clientes suyos.

¿Cuál es el problema aquí?

Aparte de que a los bancos no les gusta este tipo de operaciones está el hecho de que es muy difícil convencer a la entidad del beneficio de que seamos más solventes. Hoy puede que seamos clientes suyos, pero a lo mejor mañana ya no lo somos…

En conclusión, aunque hay muchos otros tipos de financiación para pagar deudas estas son las que recomendaríamos directamente desde nuestra empresa tramitar tanto por la probabilidad de éxito como por el beneficio que obtiene el solicitante.

Analista Préstamos Rápidos