Hipotecas sin nomina

¿Es que acaso es posible firmar hipotecas sin nomina?

Pues sí, lo es, otra cosa es que no sea posible conseguirlo en todas y cada una de las entidades a las que acudamos.

Hay que ser conscientes de que para poder conseguir préstamos hipotecarios sin ingresos será necesario limitar mucho nuestra oferta.

Acudir por ejemplo a cualquier banco aquí es un sin sentido.

Las entidades bancarias como tal no realizan sobre hipoteca cuando la persona que hace la solicitud no cuenta con ingresos demostrables.

Solo en caso de que aporten otras personas como avalistas las cuales si dispongan de ingresos demostrables será posible, no en el resto de casos.

Y no son las únicas por cierto, casi ninguna financiera firmara un crédito hipotecario si no hay ingresos.

De todas las entidades financieras solo hay una que podrá hacerlo, las empresas de capital privado.

Hipotecas sin nomina ¿Qué entidades pueden firmar una hipoteca sin ingresos?

Las únicas que a día de hoy hemos visto tienen la capacidad de poder firmar un crédito hipotecario sin nomina son las financieras particulares.

Son estas empresas las cuales hacen los llamados préstamos de capital privado o créditos particulares las que pueden.

Es así porque las variables que usan en el análisis de sus préstamos son muy diferentes al visto en los bancos.

A la hora de tramitar y estudiar un crédito casi todo el estudio dependerá del aval presentado.

No quiere decir eso en ningún caso que luego no tenga en cuenta la devolución del préstamo pues si lo tienen en cuenta pero en menor medida.

Si no fuera así seria muy complicado que cualquier financiera pudiera firmar estos créditos cuando los que lo piden no cuentan con ingresos.

Por cierto, cuando hablamos de hipotecas sin nomina nos referimos a personas que no puedan justificar ingresos sean como sean.

No hace falta que sea una nomina, pueden ser ingresos de autónomo…

hipotecas sin nomina

Aquí la cuestión es que la persona no puede justificar legalmente ingresos.

La mayoría de las veces cuando hablamos de firmar un préstamo sin ingresos la persona realmente si cuenta con ingresos pero no los puede demostrar.

Puede estar trabajando sin estar dado de alta sin querer decir eso que no tenga ingresos en realidad.

Porque hay una cosa segura, ¿Cómo puede devolver un préstamo aquella persona que no ingresa nada cada mes?

Aquí la salida es solo una, la venta del inmueble o bien tener la certeza de algún cobro.

Me explico, si la persona no tiene ingresos (demostrables o no demostrables) solo podrá hacer la devolución de unas pocas formas.

Una de las opciones es la de la venta del inmueble pudiendo escoger esta opción a través del préstamo liquidez hasta venta.

Como el cliente tiene la intención de cancelar el crédito a través de la venta del inmueble es lógico que luego la financiera no ponga problemas pese a la ausencia de ingresos.

No es lo mismo cancelar el préstamo hipotecario con el pago de cuotas que de golpe con la venta de la propiedad.

Tenemos que saber que cada préstamo se firma de manera diferente siendo el mejor ejemplo el préstamo cuando el inmueble se vende.

También es habitual que haya personas que firman estos créditos teniendo la intención de devolver el dinero de otra forma.

Por e ejemplo puede ser una futura herencia, un cobro que sabe el cliente tiene que cobrar de aquí a poco tiempo…

Si no se da ninguno de estos casos es complicado que la financiera pueda firmar un préstamo con cuotas mensuales a una persona que no ingrese nada.

Aun así hay financieras privadas y de capital privado que sabemos pueden hacerlo.

Por tanto son los que necesitan el dinero los que al final tienen que filtrar en que empresas hacer la tramitación.

En Grupo Avanza somos de la opinión de que lo primero siempre tiene que ser la devolución del crédito.

El contar o no con ingresos demostrables para nosotros es indiferente siempre que los clientes sepan pueden devolver la financiación.

Ahora bien, de lo que no hay duda es que contar con ingresos se notara en la oferta recibida.

Préstamos hipotecarios cuando hay ingresos demostrables y condiciones de financiación

Algo que vemos como se repite también en los préstamos de capital privado es que con ingresos las condiciones financieras son mejores.

Es decir, un cliente que quiera firmar una hipoteca recibirá mejores condiciones cuando aporte ingresos que cuando no lo haga.

A pesar de poder ser el mismo bien inmueble la ausencia de ingresos al final se notara en la oferta emitida por parte de la financiera.

En consecuencia y como es lógico desde nuestra empresa siempre recomendaremos aportar ingresos siempre que se pueda.

Lo ideal sería tener ingresos demostrables como pensionistas o asalariados aunque el autónomo también es válido.

Si por lo que sea no cuentas con ingresos demostrables la opción de las hipotecas privadas también puede ser una alternativa.

Eso sí, tal como hemos explicado a lo largo del articulo teniendo en cuenta tu capacidad REAL de devolución.

Como hemos demostrado, las hipotecas sin nomina también pueden firmarse en el mercado financiero.

Analista en préstamos rápidos y préstamos urgentes

Hipotecas sin aval

¿Es frecuente encontrarse hipotecas sin aval?

Por cierto, cuando hablamos de aval hablamos de segundos avales pues es evidente que en la firma de un préstamo hipotecario si o si será necesario aportar un inmueble como garantía.

Es pura lógica ya que si no es evidente que no podríamos hablar de la firma de una hipoteca.

No existe un préstamo hipotecario personal sin aval, no existe porque entonces estaríamos hablando de un préstamo personal.

Cuando se hable de firmar una hipoteca o crédito hipotecario es un préstamo en garantía de un inmueble lo que se estará firmando.

El inmueble puede ser de muchos tipos, puede ser un local comercial, una casa, un piso, un terreno, garaje….en definitiva inmuebles.

Hipotecas sin aval ¿Qué queremos decir con esto?

Lo que decimos es que se trata de hipotecas en donde la financiera que tramita el crédito no exige al cliente un segundo aval o garantía ya sea en forma de bien o bien un aval personal.

Hay entidades financieras que cuando tramitan una hipoteca no solo piden al cliente que avale con el inmueble sino que piden más cosas.

En muchos casos exigen la firma de un avalista la cual suele ser una persona con ingresos demostrables y que desde el punto de vista de la financiera es solvente.

Por ejemplo, si quien pide el dinero para la firma de hipoteca no tiene los suficientes ingresos con los que hacer frente a la cuota la financiera pedirá un segundo avalista.

También depende de la hipoteca que quieras firmar pues aquí si hay muchas diferencias entre las hipotecas bancarias y las hipotecas de capital privado.

Las financieras particulares sin ir más lejos no suelen pedir a sus clientes que aporten otras garantías aparte del inmueble que aportan.

Otra cosa es que el cliente no cuente con suficientes ingresos para hacer frente a la cuota.

Por ejemplo, si la financiera aprueba un préstamo de 30 000€ resultando en una cuota de 500€ y el cliente solo gana 700€/mes es complicado que pueda aceptar la operación.

O mejor dicho, si la aceptara pero lo más probable es que esta pida que el cliente busque a otra persona que pueda aportar ingresos.

No sería responsable firmar un crédito a una persona que se sabe no puede hacerlo frente.

Ahora bien, dicho esto, muchas veces pasa que el cliente dice que está cobrando también en negro sin declarar o ingresos aparte.

hipotecas sin aval

Cuando esto pasa los clientes afirman que pueden hacer frente a la cuota del préstamo por unos ingresos sin declarar que también generan de ahí que la financiera pueda llegar a continuar con las gestiones.

No todas es cierto pero si bastantes de ellas.

Los bancos en la firma de créditos hipotecarios por el contrario lo que suelen hacer es en lugar de esto pedir segundo avales.

Además de aportar el cliente un bien inmueble como aval es frecuente que pidan luego otra serie de garantías también inmobiliarias.

Se da no solo en los préstamos hipotecarios para la compra de inmuebles sino en general.

Lo que nunca se da en los préstamos de capital privado si ocurre en las hipotecas bancarias.

Hipotecas bancarias y segundas, terceros avales

Si es por banco donde quieres hacer la solicitud de financiación lo más probable es que no solo te pidan segundos avales sino que también terceros.

Lo que se suele dar es que el cliente además de tener que buscar un segundo inmueble que aportar en garantía también tenga que buscar avalistas con ingresos y solvencia.

Por eso cuando desde Grupo Avanza decimos que los porcentajes en las hipotecas privadas no son tan diferentes a los bancarios es la verdad.

Las entidades bancarias muchas veces te dicen que pueden dar hasta el 70% o más de tasación pero luego exigen más garantías.

Y claro, si el cliente aporta esas otras garantías el porcentaje ya no sería del 70%, sería bastante menor si tenemos en cuenta todos ellos.

Una de las razones de peso de porque las hipotecas privadas han crecido tanto es por esto.

No solo es la rapidez con la que se tramitan es la diferencia en los requisitos exigidos.

Conclusión acerca de las hipotecas sin aval

Como hemos dejado claro aquí el cliente siempre aportara alguna garantía en forma de inmueble pues sino a este crédito no se le llamaría hipoteca.

Dicho esto y si el cliente no quiere tener que aportar otros avales como son los avalistas o bien otros bienes tendrán que hacer la tramitación por financiación privada.

Es cierto que habrá algunos clientes que puedan conseguir una hipoteca bancaria firmando ellos solos pero por experiencia os puedo decir que esto es muy raro.

Los bancos por seguridad siempre quieren que sean varias las personas que firmen como avalistas en el crédito, más cuando hablamos de cantidades elevadas de dinero como por ejemplo es la firma de una hipoteca.

Lo que si podemos garantizar al 100% es que los préstamos hipotecarios sin garantía como tal no existen.

Toda aquella persona que quiera firmar una hipoteca sin aval tendrá que firmar aportando un inmueble en garantía.

Analista en préstamos rápidos y préstamos urgentes

Hipoteca ideal ¿Cual seria para nosotros?

Esta es una pregunta que las personas que buscan firmar un préstamo hipotecario se hacen ¿Cuál es mi hipoteca ideal?

Como no podemos conocer la opinión de cada uno de vosotros vamos a decir cual seria para nosotros nuestra hipoteca ideal.

Decir también que aquí hablaremos de dos tipos de préstamos hipotecarios bien diferenciados.

Por un lado tendremos las hipotecas privadas ideales y por el otro las hipotecas bancarias perfectas.

Tenemos que hablar por tanto de dos “hipotecas ideales” y no de una ya que no sería justo hacerlo de otra manera.

Hipoteca ideal ¿Qué tenemos en cuenta para considerar un crédito hipotecario como el ideal?

Tanto en el capital privado como en el bancario podemos decir que hay una serie de variables que se tendrán en cuenta en ambos casos.

El tipo de interés aplicado por la empresa es la variable más tenida en cuenta por parte de los solicitantes.

Lo primero en lo que siempre se fija uno cuando quiere tramitar un crédito es en esto, en los tipos de interés aplicados por la financiera de dinero.

Como ya hemos explicado muchas veces el tipo de interés más barato siempre lo vas a encontrar en las hipotecas bancarias.

Más ahora que los tipos de interés están incluso en negativo.

Algo que por cierto esta incentivando a las entidades bancarias a firmar hipotecas a tipo fijo y muy pocas variables.

Porque aunque la lógica dice que los tipos de interés irán en aumento como esto es algo que nadie sabe al banco no le interesa firmar de esta forma.

Esto explica porque las hipotecas a tipo fijo siendo las que más interesan ahora mismo a los bancos han crecido tanto.

En los préstamos de capital privado por el contrario no hay hipotecas a tipo fijo o tipo variable.

Aquí la financiera privada por el contrario lo que hace es establecer un tipo de interés el cual se aplica a lo largo del crédito.

Al ser capital privado los tipos de interés serán siempre más altos a los bancarios da igual si los comparamos con una hipoteca fija o variable.

No pasa solo en la firma de préstamos hipotecarios, en cualquier financiación particular que quieras firmar sucede de la misma forma.

Cuando es un inversor o prestamista quien presta el dinero el coste será mayor.

Lo ideal desde el punto de vista bancario seria firmar una hipoteca variable.

hipoteca ideal

En el lado del capital privado lo ideal sería firmar una hipoteca cuyo tipo de interés sea lo más reducido posible, actualmente sobre el 8%.

La segunda de las variables que se pueden tener muy en cuenta es el plazo.

Aquí hay mucho de lo que hablar pues tras la crisis financiera los bancos han dado la vuelta por completo a los plazos establecidos.

Mientras que antes era posible firmar hipotecas bancarias a muy largo plazo ahora en cambio no lo es.

Las entidades bancarias han reducido bastante los plazos a los que pueden firmar los clientes estando como máximo en unos 30 años.

Ya no es como antes en donde se podían firmar por ejemplo 40 años sin demasiados problemas.

Este problema por el contrario nunca ha existido en las hipotecas de capital privado al ser estas firmadas en el corto y medio plazo.

Puede que haya algunas financieras que permitan firmar a más plazo (nosotros por ejemplo) pero no es lo frecuente.

Lo habitual cuando hablamos de firmar créditos privados es poner una media de unos 5 años.

Si haces la prueba en alguna de las empresas de capital privado que nos podemos encontrar veras como gran parte de ellas lo hacen así.

Muchas de ellas ponen como plazo máximo los 5 años siendo además el plazo habitual.

Algunas incluso fuera de lo que son los 5 años no ponen ningún otro plazo con lo que ya nos podemos imaginar como la flexibilidad en estas hipotecas no siempre es la mejor.

¿Cuál sería para nosotros la hipoteca ideal en cuanto al plazo?

En lugar de fijar un plazo concreto nosotros diremos que la hipoteca ideal es aquella que se adapta en plazo a la cuota que podemos pagar.

Si por ejemplo nosotros solo podemos pagar 400€ siendo el plazo mínimo necesario para pagar esa cantidad 5 años será ese el plazo mínimo que tendremos que poner.

Incluso si podemos sería aconsejable aumentar algo más el plazo para así reducir un poco más la cantidad a pagar cada mes.

Y esto sería valido tanto en la firma de hipotecas de capital privado como en las bancarias.

La hipoteca ideal permite flexibilidad

Aunque no es tan frecuente encontrarnos esto a las variables señaladas tendríamos que sumar el tema de la flexibilidad.

Y es aquí donde los préstamos hipotecarios privados le ganan mucho terreno al de los bancos.

Si quieres firmar una hipoteca particular veras como siempre tienes una mayor flexibilidad si das con la financiera correcta.

A pesar de que también nos podemos encontrar con financieras particulares poco flexibles también sucede lo contrario.

Mediante la firma de estas hipotecas puedes adaptar el crédito prácticamente a tu necesidad financiera.

Puedes firmar un préstamo  1 año, 5, 10, 15 e incluso a veces más.

Los bancos también ofrecen una amplia variedad de plazos con la diferencia de que las hipotecas a corto y medio plazo no suelen ser frecuentes.

Al hablarte de flexibilidad también hablamos de la capacidad para refinanciar el préstamo y cosas similares teniendo una opinión similar en ese sentido.

Los préstamos particulares permiten una mayor flexibilidad a los clientes de ahí que a la hora de firmar la hipoteca ideal sea nuestra primera opción.

Analista en préstamos rápidos y préstamos urgentes

Pasos para cancelar la hipoteca

Por raro que parezca cancelar la hipoteca no es una gestión tan difícil como pueda parecer.

Es por ello que desde Grupo Avanza a continuación os vamos a explicar los pasos para cancelar la hipoteca.

Decir también que aquí de lo que estamos hablando es de préstamos hipotecarios que no estén en medio de una subasta o cosas por el estilo pues aquí el procedimiento seria otro.

¿Qué pasos tenemos que seguir para cancelar una hipoteca?

❶Antes de nada tienes que saber cómo vas a cancelar la hipoteca.

Ponerte a hacer todas las gestiones que implica la cancelación de la hipoteca para que luego resulte que no puedes hacerlo es una pérdida de tiempo brutal y un sin sentido.

Lo primero en consecuencia siempre tiene que ser saber de qué manera vas a cancelar la hipoteca.

La cancelación de un préstamo hipotecario puede hacerse de muchas maneras diferentes.

Mediante fondos propios o ahorros que tengamos, a través de la venta del inmueble….

Un consejo si tenéis previsto cancelar la hipoteca con la venta del inmueble, antes de llevar a cabo la cancelación preguntar al comprador si le interesaría subrogarse ha dicho préstamo hipotecario.

Lo digo porque a lo mejor es algo que a todas las partes os podría interesar.

En lugar de cancelar la hipoteca el comprador pasa a ser el hipotecado asumiendo el dicha deuda.

Por supuesto que decir tiene que para poder llevar a cabo este procedimiento es necesario que la entidad bancaria que ha firmado la hipoteca nos acepte dicha propuesta.

No podemos cambiar de deudor hipotecario así como así sin que el banco quiera.

Aunque acudáis a notaria y hagáis la firma de nada servirá pues el banco no aceptara el cambio sin su consentimiento.

❷Ahora que estás seguro de que quieres y puedes cancelar el préstamo hipotecario lo siguiente es empezar a hacer las gestiones con la entidad bancaria.

Lo que debes de hacer es pedir a la entidad bancaria que te emita un certificado de cancelación del préstamo hipotecario poniendo como fecha el día en el cual pretendes hacer la cancelación.

Quiero decir que si pretendes vender el inmueble y cancelar la hipoteca el día 20 de Enero tendrás que pedir al banco que te emita ese informe con dicha fecha.

El banco lo que hará aquí será calcular de manera exacta lo que tienes que pagar para dejar la deuda a cero.

Es necesario poner una fecha en el informe ya que a medida que pasan las semanas o meses la cantidad puede ir variando.

Si el informe te lo dan en Enero resultando una hipoteca pendiente de 10 000€ y procedes a hacer la cancelación en Marzo lo lógico es que la cantidad haya variado.

Si la hipoteca estaba al día habrás pagado dos cuotas más con lo que la cantidad pendiente será menor.

En un caso como este te tocara volver a pedir el certificado de cancelación a la entidad bancaria.

No basta con aportar un extracto bancario en el cual se haga constar el capital pendiente, hace falta siempre el certificado de cancelación.

❸Coordinar la firma entre cada una de las partes.

Ahora que ya tenemos todo listo sabiendo además la cantidad exacta que nos hará falta para cancelar la hipoteca con el banco lo siguiente es preparar la firma en notaria.

Lo aconsejable aquí es que sea una de las partes (normalmente el que cancela la hipoteca) quien se encargue de hacer todas estas gestiones.

También dependiendo de si se va a hacer una subrogación del préstamo hipotecario o una cancelación tendremos que hacer unas gestiones u otras.

Si vamos a cancelar la hipoteca directamente antes de acudir a notaría tendremos que haber preparado todo con la entidad bancaria.

En la firma en notaria de hecho se tendrá que personar algún responsable de la entidad bancaria para llevar a cabo la cancelación del crédito hipotecario.

Como te puedes imaginar la cancelación de la hipoteca se suele hacer todo por banco.

Es decir, se hará todo mediante transferencias bancarias a través del banco de España para tener la certeza de que todo se hace de manera correcta.

❹Una vez se ha firmado ya en notaria la cancelación de la hipoteca queda una parte no menos importante y son todas aquellas gestiones posteriores que hay que hacer tras su cancelación.

Lo que desde Grupo Avanza te recomendamos en estos casos es que externalices todas estas gestiones en la gestoría con la que trabaja la notaria.

Cierto es que nos costara dinero pero a cambio perderemos mucho menos tiempo y sobre todo nos aseguraremos de hacer las cosas como es debido.

Hay personas que una vez han cancelado la hipoteca no llevan a cabo la cancelación registral de la misma siguiendo figurando en el registro de la propiedad.

Si tras cancelar la hipoteca no hacemos su cancelación registral a nivel legal será como si nuestro inmueble aun tuviera encima un préstamo hipotecario.

Cuando esto pasa y si el cliente quiere usar en el futuro el inmueble para alguna otra operación tendrá que hacer todas las gestiones para ponerlo al día.

Analista en préstamos rápidos y préstamos urgentes

Clasificación préstamos hipotecarios

¿De qué manera podemos clasificar a los préstamos hipotecarios?

Porque claro, has de saber que dentro de estas hipotecas los clientes pueden firmar diferentes tipos de préstamos hipotecarios siendo lo que vamos a tratar a continuación.

Con este artículo en Grupo Avanza vamos a intentar explicar las diferentes opciones que tienes aquí dentro explicando las características de cada una de estas opciones.

Como siempre el objetivo que perseguimos es darte la asesoría financiera que necesitas para que de ese modo puedas luego tomar la mejor decisión financiera posible.

¿Te parece bien? Estupendo, vamos a empezar entonces.

¿Cómo podemos clasificar a los préstamos hipotecarios?

A la hora de clasificar a los préstamos hipotecarios tenemos que separar las hipotecas bancarias de las hipotecas privadas.

Y es que aunque ambos tipos de financieras puedan firmar hipotecas estas no tienen nada que ver entre sí.

Cierto es que se tramitan de manera similar en cuanto a firma en notaria, necesidad de tasación y demás pero en todo lo demás no se parecen en nada.

Por ello vamos a diferenciar entre unos créditos hipotecarios y otros.

Clasificación de los préstamos bancarios firmados a través de hipoteca

Dentro de lo que es la financiación bancaria las hipotecas se pueden diferenciar de la siguiente manera.

Hipotecas de tipo fijo: Así como antes estas hipotecas no representaban prácticamente porcentaje en el sistema financiero español actualmente su importancia es incluso mayor que la de las hipotecas variables siendo lo que veremos a continuación.

Sin duda los tipos de interés actuales (en mínimos históricos) tienen mucho que ver en todo esto lo que ha provocado el que los bancos exijan firmar con tipos fijos en lugar de variables.

Al fin y al cabo quien presta el dinero solo lo hará en caso de que obtengan rentabilidad al hacerlo, sino es más que probable que acabarían por rechazar el expediente de financiación.

Hablando de hipotecas a tipo fijo ¿Qué son?

Son préstamos hipotecarios en donde la entidad bancaria ha fijado un tipo de interés fijo no pudiendo sufrir variaciones de modo que el cliente pagara la misma cuota hipotecaria durante toda la duración del crédito.

Es lo habitual en los préstamos personales pues estos se firman aplicando la financiera un tipo de interés fijo.

¿Cuál es la ventaja de firmar una hipoteca a tipo fijo?

La ventaja principal es que en momentos de tipos de interés altos en donde el Euribor esta en máximos históricos (como hace unos años) los que tienen firmada una hipoteca a tipos fijos al final ahorran.

Ahorran porque el tipo fijo en estos casos es siempre menor al Euribor y por tanto no se ven tan perjudicados como por el contrario si lo harían los que han firmado una hipoteca variable.

¿Cuál es el inconveniente de firmar una hipoteca a tipo fijo?

Es justo lo opuesto.

Si los tipos de interés están como ahora (mínimos históricos nunca antes vistos) quien tenga una hipoteca fija estará pagando más intereses que aquel otro que tiene una hipoteca variable.

Además, por lo que parece la situación de tipos de interés bajos se va a mantener durante los próximos años de ahí que sea algo a tener en cuenta a la hora de elegir nuestro préstamo hipotecario.

No es casualidad que ahora se firmen más hipotecas fijas (casi todas ahora mismo), se da porque el banco es el primero que es consciente de todo esto.

El plazo de amortización en las hipotecas a tipo fijo no suele ser superior a los 25 años.

Como veras el plazo es menor al que se puede conseguir en los otros préstamos hipotecarios.

Préstamos a tipos de interés variable: Estos préstamos funcionan con un tipo de interés variable el cual puede variar de manera constante, de ahí que se le llame variable.

El tipo de interés varía según un índice el cual esta referenciando el crédito para luego sumarle un diferencial a ese tipo (TAE, deuda pública, MIBOR, Euribor)

Todo esto por supuesto te lo dicen antes de firmar la hipoteca para que en base a eso puedas tomar la decisión que consideres.

El banco a la hora de presentarte oferta hipotecaria también te indicara cada cuanto tiempo se tiene que revisar el tipo de interés.

Lo habitual es que sea cada 6 meses o 1 año.

Es decir, cada vez que pasa ese tiempo la entidad bancaria modificara nuestro tipo de interés según como estén los tipos en ese momento.

Los plazos de amortización son más altos que los vistos en las hipotecas de tipo fijo pudiendo llegar a los 30-35 años de media.

En la época del boom inmobiliario en España se vieron hipotecas de hasta 40 años aunque es verdad que no es lo habitual.

Lo normal son los plazos que acabamos de marcar.

Hipotecas variables con cuota de amortización fija: No es ni la primera ni la segunda opción.

Aquí el tipo de interés es variable con la diferencia de que la cuota de amortización es siempre fija.

¿Cómo es posible entonces?

Lo es porque una revisión al alza de los tipos de interés en lugar de modificar la cuota que hay que pagar (esta siempre es la misma) lo que hace es únicamente modificar el plazo.

Si aumenta el tipo de interés aumentara el plazo del préstamo y al revés si sucede lo contrario.

La ventaja de esta opción es que el tipo de interés es variable con la diferencia de que siempre pagaremos la misma cuota.

El inconveniente es que nunca sabremos cuanto durara nuestro crédito ya que según varia el plazo puede aumentar o disminuir.

❹Los préstamos hipotecarios mixtos: Es una combinación entre los préstamos hipotecarios variables y fijos.

Generalmente los primeros 5 años se trata de una hipoteca fija para luego pasar a una variable.

Así es como podríamos hacer la clasificación de los préstamos hipotecarios bancarios.

¿Qué hay de las hipotecas privadas?

Para no hacer el artículo mucho más largo de lo que ya es solo diré que podemos diferenciar entre las hipotecas con carencia y sin carencia.

La carencia es con respecto a los tipos de interés, con carencia solo pagas intereses no capital mientras que sin carencia amortizas tanto capital como intereses (cuota más alta)

En cuanto a plazo estas son flexibles no habiendo mucho más que tratar en estos préstamos hipotecarios.

Analista en préstamos rápidos y préstamos urgentes